La importancia de priorizar el diseño en Colombia

La ‘revelación’

Hace poco tuve una especie de ‘revelación’ que transformó en gran medida MI manera de ver MI mundo (entendiendo que hay tantos mundos como visiones e interpretaciones de éste); revisando un proyecto de grado en curso, en el departamento de Diseño Industrial de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, me encontré ante una barrera que se (auto)impuso el estudiante, derivada de un comentario de una profesora: ‘ESO no lo hace un diseñador industrial, lo hace un sociólogo o un antropólogo’. Esa frase, que caló profundamente en el estudiante y lo llegó a afectar de manera negativa, me dejó pensando un buen tiempo. Luego volví a hablar con él contándole lo que había concluido al respecto: mi revelación fue que el campo de acción en el que nos desempeñamos en las distintas disciplinas, no está determinado por lo QUE hacemos, tanto como por CÓMO lo hacemos; es decir, no somos diseñadores porque hagamos productos, servicios, empresas o experiencias, sino por  nuestra manera de abordar este tipo de situaciones, con pensamiento creativo que crea rutas no-convencionales.

Creatividad en comunidades, creatividad con oportunidades

Cultura de Diseño, cultura de proyecto

Colombia nunca ha sido un país con una ‘cultura del diseño’ muy arraigada. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando se le habla de diseño a gran parte de sus habitantes, la mayoría lo asocian directamente con unos criterios decorativos que distan mucho de su verdadero potencial. En contraste al caso colombiano, hay países como Holanda o los países escandinavos (Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega), en los que SI hay una ‘cultura del diseño’. Ahora, ¿qué quiere decir esto? Que el diseño está presente en todos los niveles de la sociedad, desde las políticas hasta el menú de cualquier café, y en lo público tanto como en lo privado. Un buen ejemplo de esto es Design den Haag, una fundación holandesa que busca encontrar nuevas maneras de relacionar el diseño con el gobierno y la política. Con esto no quiero decir que debamos intentar imitar estos modelos, sino que debemos entender el proceso que ellos han vivido para intentar potenciar el capital creativo presente en nuestro país, de tal manera que se puedan aprovechar al máximo todos los recursos (naturales, humanos, financieros) que tenemos. Al respecto de esto hay 2 palabras claves que están fuera del vocabulario nacional: creatividad e innovación; la primera como materia prima esencial para producir la segunda.

Design den Haag

Innovación en Colombia, ¿un oxímoron?

Hice un ejercicio muy sencillo de búsqueda avanzada en Google: busque páginas en Colombia con la palabra ‘innovación’ y se encuentran cerca de 630.000 resultados, principalmente como palabra prostituida por empresas y entidades; al buscar páginas en los Países Bajos con la palabra ‘innovation’, se generan cerca de 1’650.000 resultados que, más allá de la cantidad y diferencia, ofrecen perspectivas claras al respecto de ‘qué es la innovación y cómo se consigue’. Basta con entrar a ver los primeros enlaces que aparecen (Colombia – http://www.campus-party.com.co/Innovacion.html (CP, que no es una iniciativa nacional) Holanda – http://www.openinnovation.eu/ ) para darse cuenta de la prioridad que se le da a la innovación en cada país y su rol dentro de la región. Pero no fue este ejercicio el que encendió mis alarmas al respecto, sino una experiencia con una de las marcas más significativas de Colombia: Juan Valdez. Trabajando en una campaña para un nuevo producto de la marca, entablé conversación con una mujer que trabajaba en el área de Comunicaciones; ella me comentaba que esa área hacía parte del departamento de Mercadeo, del que también hacía parte un área llamada Innovación. Visiblemente emocionado e ilusionado, le pregunté al respecto; su respuesta: ‘es una sola mujer que se encarga de estar en contacto con la agencia de publicidad(…), hasta para hacer un volante hay que contactarlos’. Si la marca más representativa de Colombia en el mundo (¡no solo como empresa, sino como marca!) no entiende lo que es innovación, no creo que muchas otras lo hagan.

Búsqueda de la palabra ‘innovation’ en Países Bajos

Nueva raza de diseñadores

En el Foro Económico Mundial de Dubai en Noviembre del 2009, hubo un grupo en particular llamado Concejo para la Agenda Global en Diseño (Global Agenda Council on Design), a los cuales se les solicitó que crearan una serie de ‘principios de diseño’ que servirían también para los formuladores de políticas, basados en el ideal que “el diseño es un agente de cambio que nos permite entender cambios y problemas complejos, y transformarlos en algo útil. Enfrentar los retos globales de hoy en día, requerirá de pensamiento radical, soluciones creativas y acción colaborativa” (sacado del artículo Governing by Design, publicado en la revista virtual SEED y escrito por Paola Antonelli). De aquella reunión, surgió un Manifiesto que ofrece una nueva perspectiva (y prospectiva) al papel que cumple el diseño en la sociedad, permitiendo a éste permear nuevas dimensiones de la cultura. Con esto, pensarán algunos que presento el diseño como la gran panacea, pero no es así; planteo la necesidad de incluir al diseño dentro del engranaje principal de la maquinaria interdisciplinar que mueve la sociedad en distinto niveles, y que deje de ser una ‘pieza reemplazable’. Pero esto no será posible hasta que salgan a flote una nueva ‘raza de diseñadores’ sin complejos, con una forma de pensar y trabajar trans y multidisciplinar, formados integralmente y comprometidos con proyectos que van más allá de sus bolsillos e intereses.



4 Comments

  1. Andrés Reyes wrote:

    1.
    Dudo mucho que una búsqueda de Google sea un indicador de innovación en un país. Al mismo tiempo, creo que no es necesario acuñar el término “Innovacion” para asegurar que una organización implementa procesos interdisciplinarios en su modelo de gestión, así como en el desarrollo o mejoramiento de productos. En mi opinión, el problema está en la palabra misma, Innovación. Hubiera sido un tanto más provechoso contactar al departamento de Investigación y Desarrollo y preguntar por su modelo de procesos productivos. Quizá no le mencionen nunca la palabra “Innovación” pero con un grado mínimo de flexibilidad hubiera podido inferir que no se toman tan a la ligera el tema. No en vano ocupan el lugar que ud menciona dentro de la organizaciones colombianas con operaciones internacionales.

    2.
    Nueva raza de diseñadores. Completamente de acuerdo, sin embargo olvida mencionar una parte fundamental: Nueva raza de docentes. Me parece bastante triste el nivel de los profesores de Diseño en Colombia, es aterrador ver lo escaso que es su currículo en cuanto a publicaciones y desarrollo de proyectos. A diferencia de los países escandinavos, en donde son realmente pocos los profesores de tiempo completo, o que se dedican exclusivamente a la labor docente. Vale la pena destacar algunos pocos casos de profesores excelentes con proyectos maravillosos como el de Hernando Barragan y Pablo Arrieta. Necesitamos más profesores así, no en cuanto a su trabajo en particular, sino en tanto que sean personajes admirables y que generen esa fuerza motivadora dentro de los estudiantes.

    3.
    Lo felicito por tomarse el trabajo y el tiempo de reflexionar sobre el diseño en Colombia, creo que ud va por buen camino y está “haciendo la tarea” que muchos otros decidieron ignorar.

    • calderonp wrote:

      Tiene razón respecto al primer punto, aunque por eso hablo de un ‘ejercicio’, tanto no como un ‘indicador’ de innovación. Me hizo recordar un artículo que leí en BusinessWeek titulado ‘Innovation is Dead, Herald the Birth of Transformation’; en este, Bruce Nussbaum, su autor, contaba cómo el mal uso de la palabra innovación la habían convertido en una especie de cliché, por lo que había que acuñar un nuevo término, según él, ‘transformación’. Artículo:
      http://www.businessweek.com/innovate/NussbaumOnDesign/archives/2008/12/innovation_is_dead_herald_the_birth_of_transformation_as_the_key_concept_for_2009.html

      Respecto al segundo punto, totalmente de acuerdo también, aunque la calidad del cuerpo docente de las escuelas de Diseño tiene bastante más matices de los que parece; por ejemplo, es de suma importancia tener gran variedad de perfiles de docentes, desde el que se dedica exclusivamente a la docencia (de planta), hasta el que acompaña esta labor con otro tipo de proyectos y desde el que tiene una amplia experiencia laboral en distintos campos de la industria, hasta el docente joven que se preocupa más por motivar e inspirar que por transmitir información.

      Gracias por leer y comentar.

  2. […] la publicación anterior, ya se había comentado algo al respecto de la poca ‘cultura de diseño’ presente en […]

  3. […] acciones de diseño en distintos niveles. Un ejemplo de esto, es una inicitiva ya citada en un artículo pasado, llamada Design Den Haag, y promovida por el gobierno Holandés, que busca encontrar distintas […]