Pensamiento de Diseño: el diseño como Estrategia

Ford se lamentaba en su momento: ‘¿Por qué cuando quiero un par de manos tengo que quedarmo con todo un ser humano?’. En la actualidad es más probable que las empresas se pregunten: ‘¿Para qué quiero un par de manos?’
Funky Business

Imagen 1

Hablar de Pensamiento de Diseño en Latinoamérica es complicado, pues implica una concepción de la disciplina basada en el pensar y no en el hacer, cómo ha sido planteado hasta el momento. Las escuelas de Diseño (sí es que les alcanza para llamarse ‘escuelas’) en latinoamérica fueron estructuradas a partir de un concepto de formación basada en la enseñanza de metodologías, las cuales eran consideradas como fundantes de las disciplinas proyectuales; pero yo veo en esta concepción de la profesión y su formación varios inconvenientes: por un lado, esto favorece el abordar los proyectos, en palabras de Victor Papanek, siempre buscando necesidades para suplir, que algunas veces ni siquiera existen, cuando en realidad deberíamos estar es buscando las capacidades (no trabajar sobre lo que la gente necesita o creemos que necesita, sino sobre lo que es capaz de hacer), cómo bien aclara Ezio Manzini en sus trabajos y conferencias sobre Diseño sostenible e Innovación social; el otro problema que veo en esta concepción es la aparente contraposición entre lo metodológico y estratégico (véase la imagen a continuación).

metod.estrat

Habiendo hecho las aclaraciones relevantes acerca del Pensamiento de Diseño en latinoamérica y, más específicamente, en Colombia, ahora sí parece importante hablar al respecto de este y su importancia. En su libro The rise of the creative class, al igual que en muchas de sus conferencias, Richard Florida anuncia un cambio de paradigma en cuanto a la movilización de la fuerza laboral: ya no son los trabajadores los que se desplazan en busca de las empresas e industrias, sino estas últimas las que van en busca de las ciudades y comunidades dónde parece haber alto grado de creatividad e innovación, lo cual no solo implica un cambio en el sentido práctico y el agente del desplazamiento, sino marca también la importancia que tiene hoy en día la creatividad como una forma de pensamiento y la innovación como producto de ésta. El pensamiento de diseño, precisamente, utiliza como su principal insumo la creatividad y pensando y actuando estratégicamente (no metodológicamente) ofrece innovación a distintos niveles y en distintas áreas. El PD se presenta, pues, como la oportunidad del diseño de ampliar su campo de acción en nuevos campos, tanto en las organizaciones privadas como las instituciones públicas, lograndose despojar del estigma que limita el trabajo del diseñador al departamento de diseño; además se plantea el PD como un valioso aporte del diseño al trabajo multidisciplinar, pues se ofrece como una herramienta conceptual que puede aplicarse en cualquier área disciplinar.

dschool

Ya existen en el mundo varios programas académicos centrados en Pensamiento de Diseño, bien enfocados desde la gestión y la administración de empresas como es el caso de Rotman School of Management, la cual tiene un programa de MBA basado en pensamiento integrativo, base de la gerencia de diseño (Business Design); por el otro lado, está el caso de la d.school de Stanford, el cual se ofrece como un espacio donde trabajan personas de distintas disciplinas, pero centradas en el Pensamiento de Diseño como estrategia para sus distintas profesiones. Pero estas iniciativas académicas no aparecieron porque si, sino que fueron consecuencia de la demanda del mercado de nuevas formas de pensamiento, representadas, entre otras, por el Pensamiento de Diseño; y este camino ya lo había comenzado a abrir Tim Brown desde el diseño, con su empresa IDEO, al igual que Tom Peters desde el management y AIGA desde las asosiaciones.

Artículo Relacionado:

How Business is adopting Design Thinking ( BusinessWeek Column)