La hora de la innovación en Colombia

No queremos que nos traigan más de estos... Queremos HACER de estos!

No queremos que nos traigan más de estos… Queremos HACER de estos!

Sí algo nos han demostrado las tecnologías de la información y la comunicación, es que las barreras que antes nos diferenciaban, separaban y clasificaban son cada vez más delgadas y difusas; y sí de algo ha servido esto, es para demostrarnos la necesidad de plantear todos los proyectos con una visión global, que entiendan el camino y rumbo que recorre el mundo, además de tomar las consideraciones necesarias del contexto local. Esto parece pertinente aclararlo en Colombia (y en la mayoría de países en vía de desarrollo), pues no se ha sasumido de la mejor manera lo que implica la globalización (¿del desarrollo?); por un lado están los que defienden a capa y espada la apertura de los mercados y todo lo que estos conllevan, pero que en realidad ocultan detrás de esas intenciones un anhelo por todo lo que no son, mientras que al otro extremo, están los localistas, que son los ciegos por excelencia (por lo de no hay peor ciego que el que no quiere ver), ya que se niegan a aceptar la relación que debe haber entre países y culturas más allá de sus límites geográficos y los beneficios que trae consigo la cooperación. Aunque soy conciente que hay aspectos de ciertas culturas que no deben superar sus propios límites geográficos, estoy convencido que hay otros que no deben considerarse propios de una cultura o pueblo, sino que deben ser catalogados como globales, bien sea porque se gestan en distintos espacios donde las consideraciones de contexto geográfico no son prioritarias o bien porque tenga un amplio espectro de aplicación. Es por esto que las principales importaciones de un país no deben ser productos manufacturados, sino debe representarse en know-how o tecnología; y entre los muchos aspectos que debemos comenzar a apropiar cada vez más fuerte, tanto para la industría y las empresas como para las instituciones públicas o los medios, es la innovación.

Reactable_Multitouch

Cuando se hace un recorrido por los proyectos (bien sean productos o servicios) más exitosos a nivel global, parece que uno de los pocos denominadores comunes es la innovación, que además los precede; entonces, ¿por qué lo que hacemos es traer el producto en vez de lo que está detrás de él? Ahora, vale aclarar que no se trata únicamente de aplicar modelos exitosos en el exterior, sino de formarnos en como diseñarlos en el interior. Está bien hablar de cómo ciertas empresas logran casos exitosos en el exterior (yo lo hago), pero lo importante es entender cómo lo hicieron, por qué lo hicieron y para qué; de esa manera podremos entender como diseñar nuestros propios modelos.

design.crisis

En el marco que he descrito, pareciera que el diseño cumple un papel de suma importancia, pues es el que debe aportar con su creatividad al planteamiento de salidas a los problemas del presente. Por eso también presento un gráfico que encontré en Business Week, donde muestran los caminos que ha seguido el diseño en el último siglo, demostrando que nació enfocado a generar estrategias y no productos manufacturados y, cada vez que hay una crisis, saca a relucir su naturaleza. Será, pues, ¿que en la actual crisis económica las empresas decidan apropiar el diseño como estrategia? No digo que esto sea la solución a la crisis, pero podría ser una aproximación a salir de ella con éxito y en una posición favorable. ¿Será que en Colombia las empresas comenzaran a hacer esto conciente?